Sánchez Butrón | ¿Cómo ahorrar en el IRPF?
22289
post-template-default,single,single-post,postid-22289,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-theme-ver-3.7,popup-menu-slide-from-left,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

¿Cómo ahorrar en el IRPF?

¿Sabes cómo ahorrar en el IRPF antes de fin de año si eres trabajador?

Llega el momento en el que los contribuyentes debemos comprobar las operaciones económicas realizadas a lo largo del año con el objetivo de optimizar el pago de impuestos, así como revisar la declaración y notas de IRPF del 2016 y de los tres años anteriores para saber si dejamos algún saldo negativo o rentas pendientes de imputar para poder aprovechar en la próxima declaración.

De esta manera  podremos realizar un pre cálculo de lo que tendremos que pagar a mediados de 2018 por la Renta de 2017. Para ello, es necesario que pensemos con detenimiento que operaciones nos convienen llevar a cabo antes de que finalice el año para minimizar el pago final.

Algunos de los consejos a tener en cuenta para que determinados contribuyentes puedan optimizar su tributación:

SI ERES TRABAJADOR

El objetivo que nos lleva en este caso es reducir la factura fiscal si eres trabajador. Se consideran como rendimientos de trabajo, además de los sueldos y salarios, todas aquellas rentas obtenidas por el trabajo, como las retribuciones de carácter ocasional o en especie, prestaciones por desempleo..etc. También se consideran  rendimientos de trabajo, las becas, pensiones, anualidades por alimentos y las retribuciones de los administradores de entidades, entre otros.

Importante mencionar el significa de rendimiento neto del trabajo, que es la diferencia entre los ingresos íntegros y los gastos deducibles,  pudiendo resultar estos negativos. Cuando hay rendimientos netos que se consideren obtenidos de formo irregular o bien tienen un periodo de generación superior a dos años, estos podrán reducirse en un 30 por 100, con un límite máximo de 300.000 euros.

1.-  Modificar contrato

Una de las opciones que se plantean es modificar el contrato laboral para el 2018, incluyendo retribuciones en especie que no tributan. Para que las rentas sean consideradas en especie, deben estar acordadas previamente entre empresario y trabajador, ya sea en convenio o en contrato. Algunos ejemplos de retribución en especie serían la tarjeta de restaurante, la tarjeta de transporte, seguro médico para la familia…etc.

El caso es muy diferente para organismos públicos, ya que no es posible la sustitución de retribuciones dinerarias por retribuciones en especie.

2.- Indemnización por despido

Cuando se ha recibido una indemnización por despido en la empresa donde se prestaban servicios,  y dicha indemnización no excede de la obligatoria según el Estatuto de los trabajadores y su normativa, no se deberá imputar ninguna cuantía, si esta no supera los 180.000 euros. En el caso de exceso, dicha cuantía se podrá reducir por irregularidad en un 30 por 100 cuando se corresponda con un derecho generado en más de dos años.

Tampoco tributa la indemnización si el despido se ha producido por causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o fuerza mayor y no sobrepase la obligatoria según el Estatuto o los 180.000 euros.

El límite anterior no se tendrá en cuenta en el caso de indemnizaciones por despido o ceses producidos antes de agosto de 2014 ni a los despidos posteriores a esa fecha cuando deriven de un expediente de regulación de empleo en el que el periodo de consultas se hubiera iniciado con anterioridad.

Hay que tener en cuenta que no estarían exentas aquellas cuantías recibidas por los trabajadores que se hayan acogido a un plan de empleo de baja voluntaria. En el mismo sentido, tampoco podría acogerse a la exención  aquellos trabajadores que acepten la prejubilación mediante acuerdo o contrato, ya que se consideraría un cese voluntario. Al igual que si un trabajador tienen una relación mercantil con la empresa tampoco estaría exento, tendría que tributar la totalidad de la indemnización.

Por último, hay que mencionar que para tener derecho a esta exención, no debe existir vinculación efectiva entre el trabajador y la empresa. La desvinculación no sería efectiva, si en los tres años siguientes al despido o cese, el trabajador vuelve a prestar servicios en la misma empresa. Por lo tanto, si se diese esta circunstancia, perdería la exención de la indemnización.

3.- Prestación por desempleo

Cuando el trabajador tenga derecho a cobrar la prestación por desempleo y vaya a iniciar una actividad económica, es recomendable solicitar el cobro de la prestación en la modalidad de pago único. De este modo, no tributaria por ella, siempre y cuando no cese en la actividad iniciada durante los cinco años siguientes.



Este sitio utiliza cookies propias y de terceros para realizar el análisis de navegación y mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más información Política de Cookies Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar